ESPACIOS PARA LA MATERNIDAD

Hace unos días me topaba navegando por internet con el blog/web de mamanido y la web de arquitectura de maternidades. Toda una grata sorpresa, encontrar la complicidad de quien trabaja en el ámbito de la arquitectura y quien entiende la maternidad desde dentro. Encontrar que se habla de espacios humanizados para momentos tan importantes en la vida de cada uno de nosotros, como es venir al mundo; que se hable y se escriba de seguridad, de intimidad, de confianza, de confort. Y no meramente térmico, algo que aparentemente ya está superado con el mantenimiento de los hospitales, sino también acústico o lumínico. Porque la sensación de confort (revisemos el módulo 3 del máster…) nos la da temperatura superficial de los paramentos, la temperatura del aire, las corrientes de aire, la naturaleza de la fuente de calor, la humedad ambiental o el propio movimiento de aire derivado de desequilibrios térmicos (bastan 2ºC de diferencia de temperaturas para que entre una superficie y el entorno se genere una corriente de aire de 0,2 m/s. Y, como se recoge a continuación, con una velocidad del aire de 0,3 m/s la sensación térmica baja en un 1ºC). Así que deberíamos revisar los sistemas de climatización por aire de estos espacios para la maternidad y las diferencias de temperaturas presentes, que pueden generar un disconfort no deseable en momentos críticos donde no estamos para atender este tipo de cuestiones, aparentemente mundanas.

Velocidad del aire sobre personas Sensación de que la temperatura ambiente se ha rebajado en
0,1 m/s 0º C
0,3 m/s 1º C
0,7 m/s 2º C
1 m/s 3º C
1,6 m/s 4º C
2,2 m/s 5º C
3 m/s 6º C
4,5 m/s 7º C
6,5 m/s 8º C

Fuente: http://www.solerpalau.es/es-es/hojas-tecnicas-velocidad-del-aire/

Pero el confort también nos lo aporta claramente la luz, la acústica del espacio o su equipamiento. La luz natural exterior es a la que más acostumbrados estamos, la que marca en parte nuestro ritmo circadiano y la que deberíamos reproducir en la medida de lo posible como luz artificial en interiores. Es decir, que no solo deberíamos plantear los lúmenes y watios de una bombilla, sino que su temperatura de color, su índice de reproducción cromática, su centelleo o si genera o no fuertes campos electromagnéticos, deberían ser aspectos básicos para una adecuada calidad biológica de la luz. Y si reproducimos en la medida de lo posible la luz exterior, el entorno lumínico será mucho más adecuado. Y si además garantizamos una regulación de la luz de manera indirecta, permitiendo la penumbra si la necesitamos en momentos de intimidad, favoreceremos notablemente el confort, el respeto y la intimidad.

Como muestra, un botón. Este no es un espacio pensado para la crianza, el parto o la maternidad, pero podría serlo. Es la sala de exposiciones y reuniones de la nueva sede del IBN en Rosenheim, Alemania, donde la iluminación artificial, basada en sistemas de led de alto índice de reproducción cromática (IRC >90) y sin parpadeo, y una regulación del color en función de la luz del día.

Kunstlichtbeleuchtung im VortragsraumY por lo tanto, el reflejo de esta fuente de luz artificial en paramentos interiores también tendrá que ver con la textura de los mismos y su reflexión de la luz, los pigmentos empleados para darle color (si es que se le ha dado color, vaya…), y por lo tanto qué pinturas y acabados (pavimentos, techos, alicatados…) se han empleado.

No hablemos de la ausencia de campos electromagnéticos de alta y baja frecuencia, o de otros contaminantes químicos y biológicos. ¿Realmente pensamos en la calidad de los espacios interiores bajo todos estos parámetros?

Fuente: Hospital nuevo Belén. http://www.anasuarez-ginecologia.es/es/blog/el-espacio-en-el-que-atiendo-los-partos-0

Qué bien nos haría en salas de espera de hospitales, paritorios y salas de dilación, o centros de salud contar con un poco más de “hogaridad” y “humanidad” para sentirnos más seguras, más fuertes, más capaces. Porque en un porcentaje muy alto, somos mujeres sanas que nos enfrentamos a la maternidad con información, con voluntad, con salud, y estamos preparadas para este proceso, lo vivamos de una manera o de otra. De nuevo, es el hogar el que hace que nos sintamos cómodas y cómodos, que nos sintamos como en casa en los espacios pensados, proyectados, construidos y habitados desde la más sencilla humanidad.

“El comportamiento humano, esencia de la arquitectura, no se compone de medidas sino de ceremonias que ocupan un espacio físico y un espacio psicológico, y de esas ceremonias está hecha la vida”.

RODOLFO LIVINGSTON, Cirugía de casas.

Más información:

http://www.picobebe.com/blog/?p=205

http://www.actasanitaria.com/hm-nuevo-belen-pone-en-marcha-la-unidad-de-parto-natural/

http://www.anasuarez-ginecologia.es/es/blog/el-espacio-en-el-que-atiendo-los-partos-0

http://www.hospitalmanises.es/casa_de_partos.html.html

Anuncios

Una respuesta a “ESPACIOS PARA LA MATERNIDAD

  1. Pingback: NACER EN UN NIDO | Slow Green Homes·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s