Harina, agua y sal

Esta semana ha tocado taller de pintura natural en casa. La verdad es que ni lo pensamos mucho, ni lo preparamos demasiado… fue recoger el armario, ver que aún quedaba un paquete de colorantes alimentarios, y decidir hacer la pintura sin pensar demasiado en el procedimiento o en el resultado. Fue divertido. Y el resultado, vistoso.

IMG_20151005_165606 Las pinturas de dedos comerciales pueden contener algunos componentes no deseables para estar en contacto directo con la piel, son más difíciles de lavar o de quitar las manchas y además, nos perdíamos parte del proceso creativo, preparar la pintura – sin miedo a que con las manos embadurnadas en pintura, alguna que yo me sé decidiera comerse un bocadillo o unas galletas al mismo tiempo y sin pasar antes por el lavado de manos. Así que cogimos los ingredientes, nos pusimos la bata y el delantal, y metimos las manos en harina.

IMG_20151005_172146 Hicimos pintura con harina, agua, sal y colorante alimentario. Nada más. Como no tuvimos paciencia suficiente en su elaboración, quedó demasiado aguada, pero el experimento funcionó igualmente. Harina para darle textura. Agua, como diluyente. Sal, para mejorar su capacidad adherente. Y colorante alimentario, para darle color. Rojo. Verde. Amarillo. Azul.

IMG_20151005_174634No hubo que explicar demasiado el taller… Ione cogió primero la brocha. Sigilosa y cuidadosa, la metió en el color rojo y extendió sobre el papel. Cuando cogió confianza, empezó a meter la brocha en los cuatro colores de forma consecutiva. Luego dejó la brocha y cogió una cucharilla, para ir dejando gotitas de pintura esparcidas por papel, mesa y suelo (cara y manos aparte, claro). Y finalmente, dejó también la cucharilla y metió directamente la mano. Eso sí, ya no había cuatro colores, sino uno solo. La entropía del color en estado puro.

IMG_20151005_175528Por cierto, aunque tendremos que mejorar el procedimiento, utilizamos esta receta, añadiendo la sal.

Y así sin pensarlo mucho y preparando este post, veo que hemos hecho en realidad un taller de dactilopintura y que hemos fomentado un montón de cosas:

  • Diversión
  • Estimulación de la creatividad y la imaginación
  • Estimulación de la coordinación y la psicomotricidad
  • Inteligencia emocional
  • Satisfacción y autoestima

Ahí es nada.

IMG_20151005_173333

Anuncios

3 Respuestas a “Harina, agua y sal

  1. Me parece estupendo los talleres que organizas para fomentar la creatividad. Lo importante es divertirse y experimentar…No importa que se ensucie la casa, ni la chiquilla. La pena que muchas madres no piensan igual. Adelante Maria y seguro que Ione estará encantada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s